Venus Botánica

Soñé tu sonrisa
en una casa sin tiempo,
y sin querer
volví a ser septiembre.

Entonces lloré
dos mil años azules
en tus mejillas.

A los destinos ensortijados
de esta madrugada,
no les hace falta amanecer.

Eduardo D’Attellis
112819

 

Esta entrada se publicó el febrero 2, 2020 en 8:02 pm y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: