41

btl

El cuadrado se rompe
sumando unidad
a este tiempo
que no es mío,
bajo el sol de una tarde
de yescas ignífugas,
y la llovizna nocturna
de las lunas azules.

La rabia de amar
se escurre entre la arena
y el cansancio
de la monótona entropía
que han dejado
los amigos invisibles.

Este quizá
atrapado detrás de la lengua,
dibuja ucronías y bifurcaciones
en la paranoia amenazante del tiempo circular,
después de este amanecer
y sus misterios
de presente perfecto
que nunca me celebran.

Eduardo D’Attellis
051819

Esta entrada se publicó el mayo 18, 2019 en 9:05 pm y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: