1:1000000

Perfumes de futuro
saludan
entre pulsos apurados
de obscuridad mecánica.

Se asoman
con nuevos sorbos
de alas de ángel,
con sus sofocantes
aires de infierno
en bocanadas.

Un caballo de metal
se hace sueño tan cercano
como un poema
para salvarse.

Fue tan valiosa
la ilusión
como la herida.

Esta noche
no importan los cuerpos viejos.
La sangre de los pasos eléctricos,
es un silencioso maestro
envuelto en un blanco descalzo
que me acompaña.

Eduardo D’Attellis
061718

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 18, 2018 en 5:59 pm y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: