Requiem Novis

Récenme
que estoy muerto.
Me quedé dormido
en el río de las mariposas
persiguiendo sueños narcisos
entre espejos y susurros.

Llévenme allí,
al lugar común
de todas las oraciones,
e incendien mi camino
con velas derretidas,
que quiero refrescarme el alma
en una llovizna
de palabras santas
y lavarme la lengua
de pecados inútiles.

Récenme,
y escriban mi nombre
en una bala perdida.
Como un canto futuro
que vibre
en el inaudible pasado
del tiempo circular.
Que sus ojos
ya no son refugio,
y yo ya no sé
en dónde escapar.

Eduardo D’Attellis
041718

Anuncios
Esta entrada se publicó el abril 24, 2018 en 7:09 pm y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: