Outsider

Recuerda tus muertes,
la inclemencia
de los páramos alados
que te dejaron caer.

Cuídate
de la garganta abierta
y el corazón desbocado.
Los oídos del desamor
muerden a sangrar
en tu voz.

Quítate de los ojos
la tristeza,
los restos de incómoda soledad.
En los paisajes abisales
las luces azules
son presas
para los desalmados.

No busques nobleza
en la tiranía,
belleza en la mediocridad,
ni humildad en los egos rotos.
Los corazones anárquicos
no se alimentan con sobras.

Estate atento
a las lenguas tunantes
que prometen amor.
En los para siempre inconclusos
no hay eternidad posible.

Recuerda tus muertes.
Resucitar
es un oficio que camina
entre imposibles.

Eduardo D’Attellis
111917

Anuncios
Esta entrada se publicó el noviembre 19, 2017 en 11:10 am y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: