Nadie vino esta noche
a saciar las ausencias.

Mi soledad
-incómoda a ratos-,
conversa con los silencios
y las canciones.

Hoy no hubo piedras
donde pintar amores.

He de sobrevivir
otra noche
a mis sueños de fuga.
Buscando
lugares de humo
en la insensata sobriedad
de los vacíos que habitan
las distancias amarillas.

Eduardo D’Attellis
092017

Guardar

Anuncios
Esta entrada se publicó el octubre 13, 2017 en 8:00 am y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: