Musa Temporal

“He renunciado a ti. No era posible
Fueron vapores de la fantasía;
son ficciones que a veces dan a lo inaccesible
una proximidad de lejanía”.
Andrés Eloy Blanco
La Renuncia, 1934

Ya no le diré nada más
a tus insultantes silencios,
ni dedicaré canciones
a tus ausencias
tan llenas de palabras rotas.

Le diré adiós a los libros
que sueñan con tus ojos,
olvidándolos en las estanterías,
abandonándolos a merced del polvo
en la mesita de noche.

Dejaré de remojar mis insomnios
en el café imaginario de tu sonrisa,
de dedicar mis ganas
a la esperanza muerta de tu regreso.

Renunciaré insatisfecho
a tu aura que me toca sin saberme,
arrancándome del alma la paz
de tus presencias lejanas.

Dedicaré estos últimos deseos
a tu piel de musa temporal
con la rabia efímera de mi garganta,
enterrándote en el tiempo
de todas las mariposas que amé y maté.

Y entonces dedicarte
lo único que mereces de mí.

Mi olvido.

Eduardo D’Attellis
090316

Guardar

Anuncios
Esta entrada se publicó el abril 1, 2017 en 10:13 pm y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: