Irreal

Abandonaste tu piel
en un cuento del sur,
celebrando los inviernos
de mi rota prisión
de ciencias subjetivas.

Me iré al otro lado
de las distancias caminables,
como un emigrante eterno
de despechos.

Dejaré atrás
tus banales gobiernos
de cisne salvaje,
la sutil sordidez
de tus dedos robertos.

Quizá,
con esta desnudez
de mariposas
y versos luminosos,
dejes de ser
la mujer gigante
que pobló de ficciones
mis misterios.

Eduardo D’Attellis
103016

Anuncios
Esta entrada se publicó el marzo 31, 2017 en 12:14 pm y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: