Sé mi canto tempestad

“El naufragio se parece al capitán.
Y el poeta se parece a su cantar”.
La Tempestad – Israel Rojas

¿Cuántas veces debo matarte
para no desdoblarme en ti?.

No quiero quedarme.
No otra vez, no ahora.
Yo no sé pertenecer.

Sólo quiero descansar
-descalzarme-
en tus brazos de puente.

Jugar a ser pájaro, estrella,
mariposa, poema, niño y canción
en la ventana.

Izar tu sonrisa,
-junto a todos tus signos-
como bandera
de mis sueños de futuro.

Reposar del humo
de mis trenes
en tu estación.

Limpiarme de tiempo,
del agridulce agobio
de la rabia acumulada,
de los pasos sin par.

Guardar bajo la alfombra
-del cobijo de tus ojos-
la inconsciencia de las astillas
de vidrios rotos
escondidos en la arena.

Aliviarme de los susurros
de mañana inoportuna
de tu cuerpo astral.

Llenar mi boca, mis manos y mi pecho
de perdón, de paciencia,
de resilencia.

Para no volver a colgar mis alas
en perchero de los sorbos de plomo,
ni en la embriaguez de las flores
-que también son balas en la noche-.

A no parar -ni procrastinar-
en el remanso de los infortunios
guardados en la dimensión social
de los amores
curtidos de dolor.

Eduardo D’Attellis
032417

Anuncios
Esta entrada se publicó el marzo 24, 2017 en 11:56 am y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: