Cuarta Tarde

Cometa de Papel
Esta tarde
insiste en llover en mí,
oscilando dispersa
entre pulsos intermitentes
de desnudez y opulencia,
navegando en las orillas,
descifrando figuras inversas,
apretando las estrellas
con su puño de días grises,
rayándose los pies
con arena rota
derramada de la lengua.

En esta tarde
Adival quiere partir,
dejar de pintar en rojo
miradas borrosas
como labios de plata,
abandonar el oficio
de dildo de piel
de efímeras sonrisas verticales,
dimitir crepúsculos nocturnos,
cesar el necio alumbramiento
de las balas perdidas
que reinan en la distopía.

Al final de esta tarde
se extraña la paz
de la dulce presencia
de los perfectos extraños,
la sutil picardía
de las miradas apretadas,
el mágico rocío
de papeles santos
paseando en los museos.

El final de esta tarde
llueve como un beso
nacido de los amantes
perdidos en el mar.

Eduardo D’Attellis
120616

Anuncios
Esta entrada se publicó el diciembre 17, 2016 en 10:57 pm y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: