Ciudad Derramada

X-Derramada

El desorden arrima la muerte,
en su marcha inversa
las cosas de afuera
reclaman partes de mí,
llevándose en las uñas
el rastro opaco
de mi sonrisa.

Me hundo en las diferencias
con la barba espesa de quebrantos,
las máscaras de los secretos
rompen de hastío al caer,
tejiendo ocasos de sueños fragmentados
que tiñen de naranja la tarde.

He vuelto a pintar de rojo
las estrellas que pueblan el vacío,
solapando infructuoso la ira,
despidiendo con desdén
los sueños de fuga.

Esta noche soy dios
y todos los ángeles y demonios
que habitan en mí,
un milagro inconcluso,
otra ciudad de fantasmas,
un dibujo de todos los nombres
que procurando eternidad
se han derramado de mi sienes.

Eduardo D’Attellis
081216

Guardar

Anuncios
Esta entrada se publicó el agosto 12, 2016 en 11:11 pm y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: