Treinta y tres

FLORA XXXIII

El perfume secreto de tu flor
suple tu ausencia,
aroma que juega
a acariciar mis alas,
anidando misterios
en un paisaje imaginario
de diez mil años perdidos,
sacudiendo inasible
las hambres de la madrugada,
llenando los vacíos
de los retratos viejos,
fingiendo ser otros nosotros
hasta reinventarnos,
eclipsados de placer,
evitando el hastío,
embriagados de lujuria y novedad
en la eternidad de los segundos,
precipitando otro para siempre inconcluso
que va devorando universos
en las mentiras sagradas
que de tu boca se derraman.

Eduardo D’Attellis
072916

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 30, 2016 en 1:45 am y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: