Piro

FAUNA_VIII

Quédate con los cuervos
que florecieron de tu amargura,
con el polvo y el musgo
de tu mansión de soledades.
No quiero ver tus cuencas vacías,
tus entrañas devoradas
por los caminantes de tu savia derramada.

Golpea el suelo con tu cornamenta,
báñate con tus miserias guardadas,
con tus riquezas de tercer mundo,
húndelas una a una
en la puerta de tu obscuridad.
Lo que no trajo la vida,
no quiero que venga con la muerte.

En mis oídos cansados
tu guitarra de cuello quebrado
sólo canta tristes alegrías,
historias repetidas de dolorosas navidades,
cenizas comunes de tu aliento de dragón.

De mi sabrás
que seré ciudad de un país lejano,
que partí con la lluvia,
en el avión negro de tus pasiones rotas,
buscando cielos que nunca encontré
bajo la incómoda sombra de tus alas.

Eduardo D’Attellis
020116

Anuncios
Esta entrada se publicó el enero 3, 2016 en 10:12 pm y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: