Centuria Taciturna

vox

Dormir cien años otra vez,
derramando letras de los dedos,
guardando la vida para después de los secretos
que se guardan en la muerte.

El frío azul va deshabilitando partes de mi,
caen a pedazos mis memorias,
quebrándose en un páramo de silencios
que se funde con mi voz.

Después de este adiós
vuelve a contarse el tiempo en miles,
en los segundos de este mundo
no cabe tanta eternidad.

Eduardo D’Attellis
070315

Anuncios
Esta entrada se publicó el julio 3, 2015 en 5:39 pm y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: