Aeropuerto

Revuelto de Mariposas

Conversaban sobre política y otras ignorancias,
acomodando el vacío en los anaqueles,
buscando culpables más allá de sus fronteras,
doblando sueños para guardarlos en las alcancías,
valorando sus haberes
en traicioneras monedas extranjeras.

Calló las pocas cosas que le animan,
necesitó guardar silencio para escuchar mejor.

Señales del universo que me convidan a seguir,
escucho su voz en un grito de tanque de guerra,
decido guardar gritos apagados,
sueños, viejas y nuevas frustraciones.

Cantos transversales, secuenciales, consecutivos
se apoderan de mi mente,
invocando soledad.

Debo aprender a convivir conmigo mismo.

Desvisto mis paredes de colores pasajeros,
tan fugaces, ilusos, efímeros.
Quito el polvo de las cuerdas,
mezclo olores, sudores en las almohadas.

Voy cavando tumbas,
cantando misas de muertos,
disparando salvas de honor al viento,
discurso fúnebre para todas las mariposas que amé y maté,
aún llevo en los bolsillos los pétalos marchitos de sus últimas flores,
primaveras devoradas que volaron junto a sus colores.
Ya no están más.

Sólo existían en mí.

Eduardo D’Attellis
B260114

Guardar

Anuncios
Esta entrada se publicó el enero 26, 2014 en 12:49 pm y se archivó dentro de Arte y Poesía. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: